29 marzo 2017

El elegante reloj de bolsillo de Henry Ford

El valor principal que la relojera Shinola pretende transmitir es el del orgullo por una mano de obra íntegramente made in USA.

Parece coherente, pues, que ese enaltecimiento patriótico sirviese como pretexto para el lanzamiento de su serie de Grandes Americanos. Una exclusiva colección de productos de edición limitada que rinde homenaje a las figuras más innovadoras y relevantes de la corta historia de su país.

Este año, Shinola ha decidido apostar por uno de los mayores iconos estadounidenses: un hombre que destacó tanto por sus éxitos deportivos como por su activismo, la leyenda del boxeo Muhammad Ali. El más grande. Él protagoniza la tercera edición de estas colecciones.

Antes, en 2013, los hermanos Wright, inventores de la aviación, inauguraron estas compilaciones. Los productos encargados de levantar el telón: un reloj exclusivo (cómo no) y una bicicleta de producción numerada.

Una bicicleta, sí. Y es que esta empresa de Detroit (que adquirió su nombre de un famoso fabricante de betún para zapatos) amplió su oferta en 2017 para, además de relojes, fabricar bicicletas, artículos de cuero, cuadernos, prendas de ropa y hasta complementos para mascotas. Todo ello sin perder su esencia artesanal y detallista. Una especie de estudio de diseño al que lo mismo le da un cronógrafo que un jersey; eso sí, manteniendo intacto su espíritu masculino y vintage.

Tras el éxito cosechado con la primera colección, la marca decidió continuar la serie. Esta vez honrando a Henry Ford, el padre de la industria moderna –y de la firma automovilística de su mismo nombre–, diseñando para la ocasión un elegante reloj de bolsillo.

Y ahora llegamos a Ali. Su colección comienza con una única serie de 400 unidades del reloj Muhammad Ali Center, llamado así en referencia al museo y centro cultural dedicado al boxeador, al que irán destinadas parte de las ganancias de las ventas y cuyo décimo aniversario coincide con este esperado lanzamiento.

Se trata de una pieza de acero inoxidable con correa de piel de cocodrilo y forro rojo. Quizás como guiño al reptil contra el que, en uno de sus más célebres discursos, el púgil afirmó haber luchado (amén de una ballena, una roca, un rayo y algunas otras criaturas más).

Rememorando su época dorada sobre el ring, la firma también presenta una túnica de boxeo (diseñada por la marca neoyorquina Sleepy Jones), así como una sudadera old-school bordada con su nombre de nacimiento, Cassius Clay, y una bici hecha a mano de edición limitada (25 unidades).

Como broche final, un par de guantes de boxeo de cuero y una nostálgica cuerda para saltar que conforman una equipación de entrenamiento perfecta, sea su finalidad desgastarse entre sangre, sudor y ganchos o simplemente decorar el armario. Dios (o Alá) bendiga América y América bendiga a Ali.

No hay comentarios:

Publicar un comentario